¡Comparte!

Los casos de acoso sexual dentro de la UAEH no son historia nueva. Llevan décadas ocurriendo. Solo hace un par de años comenzaron a exhibirse, a partir del 2019. Y pese a que los nombres de los agresores fueron exhibidos en tendederos, muchos de ellos siguen impartiendo clases en impunidad.  

Las protestas de las últimas semanas contra la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) por las agresiones en Abasolo y casos de violencia psicológica, permitieron que las y los alumnos volvieran a gritar sobre su otro problema cotidiano: el acoso. 

Desde años antes, la institución los ha ignorado. Las quejas están archivadas en los anaqueles de la Defensoría Universitaria, el organismo creado para “defenderlos”. Sin una respuesta institucional a las denuncias, los agresores, seguían en las aulas. 

A continuación, te mostramos algunos casos de víctimas que compartieron su testimonio a CENTRAL Hidalgo.  

Todas ellas, optaron por el anonimato para no afectar sus estudios. Los tres casos de acoso que mostraremos, representan solo un puñado de las docenas de lamentables situaciones que ocurrieron y siguen ocurriendo en la UAEH. 

Muestra de arte en protesta de la UAEH.
Representación de la garza de la UAEH. Creditos: Jorge Díaz.

El acoso de Adrián Moya 

Desde que inició sus primeros semestres, “Camila” comenzó a sufrir un hostigamiento constante por parte de los profesores, en la licenciatura de Médico Cirujano. En las exposiciones, era común que se sintiera observada de forma lasciva por docentes. 

Pero no lo consideró tan grave hasta 2020, cuando cursó el cuarto semestre. Señaló que un docente —cuyo nombre no precisó por temor a represalias— le impartió la materia de Propedéutica Clínica. La reprobó, sin mostrarle los resultados de su examen. 

El profesor tuvo un primer intento por acercarse a ella. La citó una noche para supuestamente ver qué podía hacer por su calificación. “Camila”, al anticipar que esta conducta era sospechosa, decidió no ir. 

Posteriormente, otro profesor, el doctor Adrián Moya Escalera, comenzó a impartirle clase de Ginecología y Obstetricia. En dicha materia, tanto “Camila” y otras alumnas recibieron ofensas y humillaciones, mientras daba clase remota desde su automóvil, por la pandemia del COVID-19. 

Instituto de Ciencias de la Salud (ICSa) de la UAEH. Creditos: UAEH.

En consecuencia, algunas compañeras y compañeros llegaron a sufrir crisis nerviosas, previo a las clases. Tras un largo periodo, aseguró que presentaron quejas a las autoridades universitarias, mismas que siguen sin tener respuesta.  

También, acudieron con el entonces gobernador Omar Fayad Meneses, para solicitar su apoyo. Entregaron oficios y pruebas sobre estos casos de acoso en la UAEH, pero tampoco las atendieron. 

Poco después llegó la justicia, aunque no de la forma que esperaban. Adrián Moya fue detenido el pasado 4 de marzo, en la colonia Huapalcalco, de Tulancingo. Lo aprehendieron por el delito de violación, cometido contra su exesposa cuando estaba embarazada.  

El juez de control Jesús Anim Ope determinó prisión preventiva oficiosa para Adrián Moya, quien permanece en el Centro de Reinserción Social (Cereso) de Pachuca. 

Adrián Moya Escalena, profesor acusado de cometer acoso en la UAEH.
Adrián Moya Escalena, profesor acusado de cometer acoso en la UAEH. Creditos: Sol de Hidalgo.

Acoso y hostigamiento por ropa de las alumnas en ESTi, en la UAEH 

Para le semestre agosto-diciembre del 2022, la directora de la Escuela Superior de Tizayuca (ESTi), Sandra Zapata Salinas, decidió que todo el alumnado usaría nuevos uniformes, sin dar una explicación. Debían tenerlos en un lapso de dos días, según explicó “Edith”, otra estudiante que eligió este nombre como anonimato.  

Fue así como las y los estudiantes tuvieron que conseguir los uniformes, pese a que muchos no contaban con los recursos necesarios. La mayor exigencia era para las alumnas, pues les impedían el acceso si no portaban las prendas. 

El argumento, era que el nuevo uniforme “reducía” la posibilidad de que hubiera casos de acoso sexual, principalmente perpetrados por docentes de la UAEH.  

Escuela Superior de Tizayuca (ESTi), de la UAEH.
Escuela Superior de Tizayuca (ESTi), de la UAEH. Creditos: Especial.

No obstante, “Edith” explicó que esta acción les pareció a las estudiantes un simple intento por encubrir a los acosadores, toda vez que tampoco parecía una acción preventiva contra dicha práctica. 

Algunas compañeras escucharon que la directora Sandra Zapata ordenó el cambio de uniformes porque las alumnas “vestían como cabareteras”. 

“Intentamos presentar nuestra inconformidad ante el comentario de la directora, y se nos mandó a callar porque estás actitudes (protestar) repercutirían en nuestras calificaciones.” 

“Se ven muy bonitas”: el acoso a alumnas de danza en el Instituto de Artes de la UAEH 

Aranza es una de las tantas bailarinas del Instituto de Artes que han padecido acoso y revictimización por parte de las autoridades universitarias. 

Durante el tercer semestre de la licenciatura en danza, en el periodo enero-julio del presente año, el profesor Rodolfo Sánchez Terán la acosó en la clase de Danza Práctica III, según señaló. 

Es importante explicar que, desde que inician la carrera de Danza, las y los alumnos usan distintos uniformes, conforme a las corrientes artísticas y culturales que representarán. Están acostumbrados a cambiarse en los salones, por la falta de vestidores. Por tal motivo, las y los docentes salen de las aulas o suelen voltearse por respeto. 

Sin embargo, Rodolfo Sánchez aprovechaba el momento para pasar lista y ver a las alumnas cambiarse. A su vez, hacía comentarios sobre que “tienen un bonito cuerpo para la danza” o que “se ven muy bonitas”. La frecuencia de estos comentarios comenzó a incomodar a las alumnas, según Aranza. 

Paro en el Instituto de Artes de UAEH. Creditos: Fernanda Huerta.

Ante impunidad, Aranza decide darse de baja

Sin embargo, este profesor superó los límites con Aranza. En un ejercicio práctico, le tocó de manera intencionada los glúteos, el pecho, la espalda y la entrepierna. Sumamente incómoda, salió corriendo del salón, llorando. Dos compañeras vieron lo ocurrido.  

Aranza hizo una relatoría de los hechos, que entregó a Defensoría Universitaria en dos ocasiones. Sin embargo, la falta de respuesta la orilló a darse de baja de manera temporal en agosto pasado, sobre todo, al desarrollar un trastorno de ansiedad y depresión.

Posteriormente, presentó una denuncia formal ante la Procuraduría General de Justicia del Estado de Hidalgo (PGJEH). No obstante, no pudo obtener ninguna orden de alejamiento contra Rodolfo Sánchez, debido a falta de documentos para integrar la carpeta de investigación por acoso en la UAEH. 

Lo que padeció Aranza es significativo, toda vez que el Instituto de Artes es una de las academias de la UAEH con más quejas de acoso y violencia institucional. Por ello, el alumnado inició el paro para destituir a María Teresa Paulín Ríos, el 28 de agosto. La directora agredió psicológicamente a alumnos y tenía nexos con docentes acusados por acoso. 

Solicitud de ausencia por acoso en Instituto de Artes de la UAEH.
Solicitud de ausencia por acoso en Instituto de Artes de la UAEH. Creditos: Especial.

El acoso en el ICSHU 

En cambio, “Liliana” sufrió el hostigamiento de un profesor en el semestre de enero a julio del presente año, en el Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades (ICSHu). Dicha escuela, reanudará clases el próximo 11 de octubre, a tres semanas de sumarse al paro con el que exigieron un cambio profundo en la UAEH contra el acoso y la opacidad. 

La estudiante de Comunicación recibió constantes comentarios que le generaron incomodidad, del profesor Gerardo Ángeles. En múltiples ocasiones, sintió que la miraba con morbo. No era la única. Otras compañeras también recibían comentarios indeseados sobre su apariencia, según compartió. 

Alumnos del ICSHU, los primeros en iniciar paro por cuenta propia contra UAEH
Pancartas afuera del ICSHU. Creditos: Especial

En ese tercer semestre de la carrera, el profesor pasaba a las estudiantes a exponer frente al pizarrón. Era notorio que les miraba el cuerpo, haciendo comentarios sobre “qué bonitas piernas tiene”. 

La coordinación de la carrera no les hizo caso a las alumnas, cuando, inconformes, acudieron a buscar justicia. “Liliana” asegura que no les quedó alternativa que usar pantalón y sentarse lo más lejos del profesor, durante todo ese semestre. 

Te puede interesar:  

 

Etiquetas:
Fernanda Huerta

Fernanda Huerta

Licenciada en comunicación. Cinéfila y amante de los animales, series y libros. Creadora apasionada y perfeccionista, Mi definición personal es el color rosa.

¡Pa’ las miches! Abren convocatoria de Becas Transformación Hidalgo para estudiantes