¡Comparte!

Una jueza de control dictó prisión preventiva contra Guillermo N, guardia de seguridad del Fraccionamiento Provenza que mató a un perro en Pachuca solo para sacarlo de la zona residencial. 

El responsable de maltratar y quitarle la vida a un perro, fue presentado ante la jueza de control, Karina Vértiz Marín. 

El pasado 26 de abril, agentes de la Procuraduría trasladaron a Guillermo N. a la sala número 6 de los juzgados de oralidad para su audiencia inicial.

Las autoridades solicitaron la intervención de tres agentes del Ministerio Público (MP) para formular la imputación, solicitar la vinculación a proceso y la medida cautelar de prisión preventiva. 

De acuerdo con versiones periodísticas, la abogada del acusado solicitó no recluir a su representado pues consideró que la medida no era proporcional. Sin embargo, la juez de control argumentó que sí era necesario para evitar que el imputado evitara la justicia. 

A las 13:30 horas del próximo 28 de abril, la autoridad judicial definirá su situación legal. Mientras tanto, este guardia que mató al perro, permanecerá en el Centro de Readaptación Social (Cereso) de Pachuca

El guardia que mató al perro en Pachuca pasaría hasta 3 años en prisión

Guillermo N. fue detenido este 23 de abril por alrededor de 40 residentes, quienes lo golpearon. Cerca de las 21:25 horas, policías municipales lo retuvieron. Al día siguiente, el guardia quedó a disposición del Ministerio Público (MP) por maltrato animal en Pachuca. 

El acusado es un hombre de entre 50 y 55 años de edad que, con una correa, ató al perro, lo golpeó y arrastró para sacarlo del Fraccionamiento Provenza donde trabajaba. El animal perdió la vida. 

En audiencia, Guillermo N. comentó que actuó de esa manera por “presión” de los habitantes. Refirió que los colonos del fraccionamiento se quejaron de que el perro, de aproximadamente un año de edad, se metió a la zona residencial.  

Un guardia de seguridad del Fraccionamiento Provenza Residencial en Pachuca arrastra al perro para sacarlo.

Según versiones periodísticas, los resultados de la necropsia arrojaron que el perro murió de asfixia por estrangulamiento, debido a una lesión en el cuello.  

El guardia de seguridad podría estar en la cárcel de seis meses a tres años de acuerdo con el Código Penal para el Estado. Esto por el delito de maltrato animal. 

Te puede interesar:

¡Pa’ las miches! Abren convocatoria de Becas Transformación Hidalgo para estudiantes